Planchas y centros de planchado

¿A quién le gusta planchar?, a casi nadie. Realmente, la tecnología en este campo a cambiado en la última década y ya no tiene por qué ser una tarea esclavizante. Las planchas y centros de planchado se han reinventado en cuestión de eficiencia del planchado, consumo energético y modalidades de uso.

Entendemos que los estándares del planchado ideal son bastante variados. Para algunas personas el planchado debe ser una tarea práctica y que no consuma demasiado tiempo, no importando que se vaya uno u otro detalle, pues, las exigencias del día a día tampoco lo ameritan. Para otros, la perfección está en la atención a los detalles. En las camisas: el cuello, el canesú, la sisa, debe tener una perfecta caída y estética. Por esta razón, las planchas y centros de planchado tienen características que permiten satisfacer, en mayor o menor grado, una u otra preferencia. Adquirir el modelo que tengan las con características técnicas acordes a tus necesidades y presupuesto será más fácil si atiendes a los criterios que te damos a continuación

¿Necesito una plancha o un centro de planchado?

En principio, ambos son sistemas útiles para alcanzar los fines del planchado: funcionan con temperatura y con vapor, pero hay diferencias en los beneficios y el precio

A continuación, estableceremos las diferencias más importantes entre las planchas y centros de planchado.

Tamaño y almacenaje

Si lo que buscas es portabilidad y facilidad para el guardado lo más conveniente para ti es una plancha de vapor. Si eres de los que viaja seguido, un centro de planchado ocuparía la mitad de tu maleta, por lo que no es recomendable en este aspecto.

Autonomía de planchado

La autonomía está determinada por la cantidad de agua que puede utilizar en una ronda de planchado y la eficiencia en su utilización.

Si tienes mucha ropa lo mejor es contar con un centro de planchado que tiene mayor capacidad de agua para ser vaporizada.  El vapor es importante ya que permite que las fibras de las telas se estiren con mayor facilidad y permanezcan más tiempo de esa forma. Además, los golpes de calor (o golpes de vapor) suelen más potentes y pueden llegar a sitios más profundos.

  • Una plancha de vapor tiene una presión de vapor que va desde 3 a 5 bares, mientras los centros de planchado van entre 6 y 7.5 bares.
  • Las planchas tienen una capacidad de almacenamiento de agua que va desde 320 ml a 370 ml. Los centros de planchado pueden contener desde 1.5 a 2.5 litros de agua.
  • Las planchas pueden emanar desde 120 a 150 gramos de vapor de agua por minuto, mientras, los centros de planchado pueden emanar hasta 60 gramos de vapor de agua por minuto. Esto resulta en una sensación de planchado más cómodo y duradero.

Tipo de ropa

Si tus prendas de vestir son, en su mayoría, en materiales sintéticos, tal vez podrían ser planchados con mayor facilidad con una plancha a vapor. Por lo contrario, las camisas (en especial, las de algodón o lino) pueden ser más difíciles, por lo que podría requerirse mayor potencia de vapor; para este último caso, es mejor un centro de planchado.

Presupuesto 

Si tu presupuesto es corto y no quieres invertir mucho dinero puesto a que tienes pocas prendas de vestir y/o son en materiales sintéticos y no planchas en un sitio en específico, lo más convenientes es que optes por comprar una plancha a vapor.

Así pues, si viajas poco, posees prendas de vestir difíciles de planchar y te gusta lucir “de punta en blanco” por lo que no te importa hacer una inversión mayor para lograrlo, lo mejor es que optes por un centro de planchado.

El valor de una plancha va desde los 25 a 50 euros mientras que los centros de planchado pueden tener un precio que va desde 120 a 250 euros.

Potencia y rapidez de calentamiento

Si se trata de potencia, el centro de planchado tiene mayor ventaja dado su mayor presión de vapor. Las planchas de vapor tienden a concentrar el calor en la suela, pero en los centros de planchado el calor se genera en la base.

Los centros de planchado están recomendados para familias con gran demanda de planchado, debido a la abundante cantidad de prendas de vestir. Una alta potencia resultará en un óptimo acabado y mayor comodidad al deslizar la plancha. No hace mucha falta en hogares con poca persona.  En este caso, la plancha de vapor podrá realizar perfectamente su cometido.

Arrugas difíciles

Dependiendo del tipo de tejido, se puede generar un tipo de arrugas u otra. Lo más indicado para arrugas difíciles es el uso de centros de planchado.

De no haber mayores complicaciones, exigencias o cuidados especiales, puede utilizarse, si problemas, una plancha de vapor tradicional.

Comodidad en el momento del planchado

En las planchas a vapor convencional el depósito de agua es parte de la propia plancha. Esto resultará en mayor peso y difícil manejo.

Los centros de planchado cuentan con un depósito de agua en la base del propio centro (generalmente extraíble), siendo más ligera en su uso.

Sistema “Eco”

El sistema eco es una tecnología propia de los centros planchados, pero hay unas pocas planchas que le cuentan con este sistema. El sistema eco reduce el consumo energético y generar un ahorro de hasta el 40%.

Especificaciones técnicas de las planchas de vapor y centro de planchado

Al momento de hacer tu compra debes agudizar tu ojo en la identificación de algunas características claves para luego no lamentarte.

  • Suela de la plancha: el material en que está fabricada la parte de la suela (el que tiene contacto con la tela) es de total importancia para su deslizamiento y limpieza de la misma. Te recomendamos que te inclines por una plancha o sistema de planchado con suela en material de cerámica o de tecnología SteamGlide. Estas son más resistentes, más fáciles de limpiar y tienen menor riesgo de adherencias a la tela.
  • Potencia: recomendamos que la potencia sea igual o superior a 1800 vatios. Mientras más potencia, mayor poder de planchado.
  • Cantidad de vapor: es determinado la cantidad continua de vapor sin tener que levantar la plancha constantemente. Te recomendamos que ubiques un sistema de 2 bares en adelante Hay unas con presiones tan grande que te permitirán planchar en forma vertical.
  • Seguridad: ¿eres de los olvidas de apagar la plancha? Te convendría las planchas o centros con sistema de apagado automático si permanecen por mucho tiempo en posición horizontal.
  • Mantenimiento: fíjate vengan con la función anti-goteo, auto-limpieza y filtro anti-cal. Además, te recomendamos que utilices agua destilada para no obstruir el depósito u orificios con la cal).
  • Comodidad: fíjate que cuente con mango ergonómico y cables con el sistema anti-enredo.

¿Cómo funciona un centro de planchado?

Las planchas a vapor tienen un funcionamiento bastante común. Pero lo centros de planchados no son tan conocidos por la gente; por lo que podría parecerte más complicado de lo que realmente es. El mecanismo es bastante sencillo y te lo explicaremos brevemente:

  • La base y la plancha son dispositivos separados, pero están unido por una manguera que conduce el vapor hasta la plancha.
  • La base es a parte más pesada del centro del planchado. A mayor capacidad de almacenamiento de agua en la base, este será más pesado. La mayoría de los centros de planchado no es necesario apagar la energía para poder agregarles más agua, pero si se recomienda que esté ligeramente tibia.
  • La base tiene dos partes importantes: el tanque de agua y el calefactor. El agua pasa del tanque al calefactor mediante capilaridad y va una especie de “caldera” donde el agua hierve y la convierte en vapor.
  • El vapor, por alta presión, sale disparado hacia la plancha a través de la manguera en el momento en que se requiera. Para ello, sólo basta con oprimir el gatillo al planchar.
  • Mientras más presión se acumule en la pequeña “caldera”, con más fuerza saldrá el vapor de agua hacia las fibras de la tela.
  • Aunque no te des cuenta, el agua puede venir con partículas minerales que, al calentarse, terminan por convertirse en una capa de cal muy parecida a una costra (para que tengas una idea) en la suela de la plancha. Esta cal terminaría por disminuir a vida útil de tu plancha. Por suerte, los centros de planchado vienen con un mecanismo anti-cal.

En conclusión, cuál es mejor…

Ya has visto las bondades y contras de las planchas y centros de planchados. Con esta información será suficiente para no vivir momentos amargos en tu hogar.

A final, no podemos decir que existe un sistema de planchado mejor que otro. Todo quedaría al ejercicio de reflexión sobre tus necesidades. Por esta razón, te hemos proporcionado los mejores tips enfocados a la aplicabilidad de cada característica particular.

La verdad, no puedes darte el lujo de hacer compras de artículos que luego queden guardados en tu armario por no ser lo que buscabas.

Ciertamente el centro de planchado en un sistema más robusto, más potentes y “vale todo lo que pesa”. Pero para algunos, podría ser demasiado incómodo para su trasporte y uso o una inversión innecesaria, ya sea porque tenga poco volumen de ropa o sintéticas en su mayoría.

La plancha a vapor es un sistema que absoluta portabilidad. Vienen una amplia diversidad modelos y se han optimizados en la calidad del planchado en las últimas generaciones.

En conclusión, si eres capaz de equilibrar el conocimiento que ahora tienes sobre las características técnicas respecto a la usabilidad, ya tienes el camino hecho. No importará la inversión que hagas por el bien de tu familia.