Planchas verticales

Los métodos y los artefactos para planchar han evolucionado en el tiempo. Para la mayoría de las personas, no se trata de una tarea tan divertida, pero, con los sistemas modernos, el oficio ha dejado de ser esclavizante, agotador o poco saludable. De hecho, para algunos puede ser emocionante ver cómo puede lograrse resultados de una forma tan fácil.

Hace unos pocos años, planchar consistía en exponer al fuego un bloque pesado de acero con una pequeña aza para luego pasarlas contra la tela, teniendo el mayor cuidado para que no se quemara; y vaya que era muy fácil que se quemara.  Luego vinieron las planchas con resistencia eléctrica. Más tarde se incorporó el vapor a presión. El peso y el contacto son elementales para todos estos sistemas. Ahora imagínate poder planchar sin tener contacto con la tela, ni mucho menos, tener que aplicar peso. Este es el fundamento de la plancha vertical.

Evolución hacia la plancha vertical

Al principio, las planchas verticales eran considerado un lujo. Sólo eran utilizadas por artistas y personas famosas para dar un retoque a sus prendas de forma rápida. También eran utilizadas en sitios especializados.

Las quemaduras de la ropa son un riesgo casi inexistente el uso de las planchas verticales, ya que la plancha no toca la tela. El alisado de la tela se produce por la acción del vapor a alta presión. Esto significa que no requiere del uso de mesas de planchar o presión sobre la tela para acabar con las arrugas.

¿Hay necesidad de crear una plancha de vapor?

 En los últimos años, la mayoría de las empresas fabricantes se han dedicado a ampliar e innovar sus patentes para mejorar los productos que venían fabricando desde hace ya muchos años.  Las empresas han tenido éxito en lograr que las tareas se hagan en menor tiempo y de forma más cómoda. El truco está en identificar las críticas sobre los artefactos ya existentes y darle un valor agregado.   

¿Merece la pena comprar un centro de planchado vertical o me quedo con mi plancha a vapor?

Si, sin duda merece la pena adquirir una plancha vertical. Estas son muy convenientes si tienes prendas pesadas y voluminosas como trajes, a, americanas, vestidos de corte largo, cortinas, abrigos, cazadoras y mantas. También resulta bastante útil para los muebles, para manteneros limpios y alejar lo ácaros.

Además, la plancha vertical y la plancha a vapor pueden complementarse en su uso. La vertical te permitiría hacer el trabajo rápido, y la convencional te permite llegar a lugares muy escondidos.

¿Qué debo considerar al momento de comprar una plancha vertical? 

La plancha vertical está constituida por un tubo que conduce y esparce el vapor y un compartimiento con agua. Se trata de un mecanismo sencillo, económico tanto en uso como en su reparación (en caso que sea necesario)

A continuación, te explicaremos algunos elementos de importancia que debes necesariamente manejar para hacer una compra certera.

Rendimiento 

Es mejor si optamos por una plancha potente y de rápido calentamiento. Se recomienda que superen los 1400 vatios de potencia y que no pase de 1 minuto para llegar la temperatura deseada.

Los sistemas verticales que funcionan con “pie” tardan un poco más en calentar, pero tienen un tanque más grande y mayor autonomía. Por esta razón, debes decidir entre. ocupe más espacio, pero con mayor duración de vapor o viceversa.

Una plancha que “escupe” agua es sinónimo a un mal rendimiento en la evaporación, típico de los modelos de gama baja. No te recomendamos este tipo maquinas si la quieres para uso profesional.

Fácil manejo

Es una de las características que lo hace ser tan cotizadas, sobre con todo, cuando se necesita planchar prendas grandes. Te recomendamos que escojas un modelo con tubo grande si quieres mayor autonomía en las sesiones de uso. Es decir, cuando el tubo es más grande, tiene mayor capacidad de agua y producción de vapor por más tiempo.

Si lo que quieres es algo más rápido y sencillo y tiene pocas prendas para planchar, mejor es inclinarse por una plancha convencional

Fácil limpieza

Debes asegurarte que esté equipado con un tanque extraíble para la limpieza más profunda de la cal.

Accesorios

La mayoría de las marcas vienen con accesorios que le dan un valor agregado a la funcionalidad. Por lo que debes estar bastante claro sobre cuál es el uso que le piensas dar. Incluso, hay planchas verticales que te permiten aromatizar, otras tienen accesorios para quitar pelusas y hasta boquillas para prendas delicadas, etc…

Cantidad de vapor por minuto

Cuando hablamos de potencia, no solo importa la cantidad de vatios que tenga sino la cantidad de vapor de agua que sale en el momento del planchado. Por lo general se mide en gramos de agua por minuto.  Recomendamos que compres un modelo que sea igual o supere los 30 gramos / minuto.

Capacidad del depósito

El tamaño del tanque de agua es importante con relación al tiempo de las recargas. Es decir, un tanque más grande evita tener que recargarlo a cada rato durante el planchado. Por ello te recomendamos que te inclines por un modelo que tenga más de un 1 litro de capacidad.

Algunas tienen hasta 2 litros y te dan una autonomía de hasta una hora de trabajo, que resulta genial cuando se requiere tratar varias prendas grandes.  Ahora bien, si no vas a planchar demasiado, es preferible que te quedes con una de tanque más pequeño para abaratar la inversión.

Hablemos del monto de inversión…

Ahora que estás un poco más claro de lo que quieres, es hora que hablemos de dinero y de cómo proteger tus intereses. Por esta razón, te ofrecemos idea la calidad, durabilidad y funcionalidad que tienen dependiendo del precio de mercado.

Planchas verticales profesionales

 Por lo generar superan los 100€. Aguantan un uso amplio (diario) típico de familias grandes donde se tiene que invertir de 1 a 3 horas de planchado. Es excelente para el trabajo en serie con vestuarios, uniformes, hotelería, lavanderías y otras labores de gran demanda de trabajo. Es aconsejable optar por esta gama si quieres una máquina que te dure por varios años.

Planchas verticales semi-profesionales

Estas van entre los 50 a 100 €. Tienen buena calidad y sirven para el uso cotidiano.  No son tan potentes como las profesionales, pero son excelentes sin no la usas por tiempo prolongado. Es el tipo de plancha que mejor se adapta a los hogares.

Planchas portátiles de viaje

Las planchas portátiles sueles ser más baratas, no superan los 50€. No son tan ponentes, pero son bastante útiles para usar esporádicamente, para una o dos piezas de vestir por sesión. Es ideal cuando necesitas salir de viaje y adecuar tu vestimenta recién sacada de la maleta.  ¿Alguna vez has viajado por alguna actividad importante y terminas con por usar una camisa muy bonita pero muy arrugada o que se le notan los pliegues del guardado? Ya esto no te pasaría nunca más.

Esta presentación de planchas verticales es tan útil que recomendamos que tengan los dos tipos:  uno portátil para los viajes y uno estándar para el hogar o el trabajo

Tips para optimizar el uso de tu plancha vertical

Las planchas verticales son mucho más fáciles de manejar que las planchas a vapor convencional. Además, brindan la facilidad de hacer un lavado en seco, gracias a la acción del vapor caliente a alta presión.

Sin embargo, no siempre las instrucciones se comprenden a la primera. A veces hay que uso de la intuición y la inventiva., por lo que podría terminar mal el asunto.

Por esta razón te damos algunos consejos para que inicies o mejores tú técnicas de planchado con sistema con planchas verticales.

Fíjate en las advertencias.

Fíjate en las advertencias concerniente a cómo conectar los accesorios y sobre qué tipo de tomacorrientes son los indicados. 

 Pendiente con el compartimiento de agua

  • Ya que el funcionamiento eficiente es con base a vapor, debes evitar que el agua se acabe por completo. De lo contrario, la temperatura aumentará en la suela de la plancha y podría quemar.
  • Es recomendable que utilicen agua destilada o desmineralizada para evitar que se forme cal al momento de su ebullición.

Separa las prendas por tipos

  • A pesar que este tipo de planchado es sumamente delicado, no todas las telas toleran el calor y el vapor de la misma forma. Por lo cual te recomendamos clasificar las telas por tipos, según lo delicado de las mismas.
  • Algunas prendas deben plancharse con el cabezal (por donde sale el vapor) un poco más alejado de la ropa, pues, algunas son susceptibles a quedar una mancha por acción del vapor. Por ejemplo, las telas como la cachemira (que sólo admiten vapor) tienen que plancharse con el cabezal ligeramente alejado para evitarlas machas que no se caerán con el lavado.
  • Las demás telas convencionales pueden utilizarse con el cabezal pegado para mayor efecto de alisamiento de las fibras de tela. En el caso de las prendas más pesadas como manteles, cortinas o tendidos, es mejor hacerlo por ambos lados de la prenda.

Opera con cuidado la plancha

  • Debes tener cuidar que el vapor que sale de cabezal impacte directamente en alguna parte del cuerpo, en especial, la cara. El vapor que sale está a alta temperatura y se dispara a alta presión por lo que podría causar quemaduras.
  • La manguera también tendrá la tendencia a calentare por el paso del vapor, por lo que debe manipularse lo menos posible.
  • Recuerda siempre guindar el cabezal del vaporizador en el sitio diseñado con ese fin. De no hacerlo podría generarse algún tipo de accidente o los niños podrían manipularlo.
  • Si emerge la posibilidad de dejar el planchado sin acabar, es mejor apagar el sistema para evitar riesgos.

Espera un rato antes de guardar el equipo.

  • Una vez terminado el planchado, es recomendable esperar unos 30 minutos a que el sistema se enfrié. El agua se condensará y podrás secar la humedad que queda. Esta agua es destilada y puedes utilizarla para otras labores, incluyendo, la misma plancha.

Limitaciones de la plancha vertical

Lo que hace a la plancha vertical más ventajosa es su diseño liviano y bastante sencillo de manipular con relación al planchado convencional. Sin embargo, para establecer un equilibrio en el punto de vista, te aclaramos que algunas personas prefieren la plancha tradicional por llegar a sitios más escondidos. Al no tener contacto con la tela, la plancha vertical no puede llegar a algunos segmentos donde puede haber arrugas difíciles. Al final, las prioridades y la forma en que las persona hacen el planchado varían dependiendo de las exigencias de día a día.

En conclusión 

  • Las planchas verticales son el eslabón más alto de los sistemas de planchado moderno
  • Son la mejor opción para el tratamiento de telas delicadas y hacer un trabajo más integral con telas pesadas y de gran volumen.
  • Puedes hacer lavado en seco y limpiar los muebles de tu hogar, ya sea de tela o tapizados.
  • Las telas con gran volumen resultan muy rápido de planchar con la plancha vertical, aunque, deben plancharse por ambos lados.
  • Resulta muy conveniente tener ambos sistemas de planchado: Una plancha a vapor para trabajos de “quirúrgicos” y la plancha vertical para trabajos largos y de la cotidianidad.
  • La potencia está condicionada por el vatiaje, la cantidad de vapor por minuto y la rapidez para llegar a la temperatura indicada. Son tres factores que debes tener presente al momento de comprar una plancha vertical.
  • Los accesorios varían según las marcas y el modelo. Trata de ver cuales usarías realmente en tu hogar y empresa.
  • Las planchas verticales van entre 25 y 100 euros. No compres algo que luego no vayas a explotar al máximo. Sin embargo, se recomienda tener una versión portátil de la plancha en todo caso.
  • Se recomienda conocer qué tipo de telas conforma su vestimenta y clasificarlas según el tipo de planchado que mejor se adapte.
  • Debes aplicar medidas de seguridad para mantener tu plancha en buen estado.